«En Asturias vivimos tanto de lo subvencionado que parece que no hay otras formas de cultura»

Enviado por Melania el Mié, 25/04/2012 - 09:11.

Ésta es la entrevista realizada por Tania Cascudo y publicada en La Nueva España el 25 de abril, con motivo de las proyecciones de eu soi qeun fun en occidente. Espero que os guste a mi me parece que recoge muy fielmente lo que hablamos.

"En Asturias vivimos tanto de lo subvencionado que parece que no hay otras formas de cultura"

«Hay gente que produce cosas en asturiano por la subvención; otros lo utilizamos cuando tiene que ser»

Navia

T. CASCUDO (foto y texto)

La productora ovetense Melania Fraga acaba de presentar su trabajo audiovisual «Eu soi quen fun». Este corto documental de 19 minutos es el segundo audiovisual producido en gallego-asturiano y plantea un viaje al occidente a través de los ojos de la poeta Ana Vega, que se reencuentra con sus raíces franquinas. Fraga ejerce de guionista, directora y productora de un trabajo que rondó los 30.000 euros de presupuesto y en el que colaboraron una veintena de personas

Melania Fraga realizadora del documental

¿Está teniendo éxito?

-De momento se está recibiendo con expectación. Se estrenó a principios de año en Gijón y hubo una asistencia masiva. Además nos han solicitado proyectarlo en el Centro Asturiano de Madrid y estamos viendo cómo se puede hacer.

-¿Cómo surge idea?

-Tenía muchas ganas de trabajar el audiovisual, pero mezclándolo con la poesía, de un modo más o menos literal. Hay una rama dentro del arte audiovisual que se llama videopoemas y, aunque esto no lo es, es un paso intermedio entre el documental y algo un poco más artístico. Tenía ganas y está claro que algo así te lo tienes que producir tu misma. Conocí por casualidad a Ana Vega, que estaba empezando a escribir poesía en gallego-asturiano y me contó la historia del músico ambulante de su familia «Mediaoreya» que tocaba por la zona. Me pareció una historia muy interesante. También entró la visión del pintor Miguel Galano que ofrece un contrapunto y nos habla de la luz que hay en el Occidente a la hora de pintar. Al final el audiovisual es el medio que aglutina todas las historias.

-¿Qué se encontró en la comarca?

-Yo soy de Oviedo y desconocía esta zona por completo. Me encontré algo que ya sabía porque siempre que pones Asturias sobre un mapa te das cuenta de que los recursos están en el centro y ves lo que pasa en los extremos. Creo que conocemos más el Oriente por el turismo y el Occidente es el gran desconocido para la mayoría. Me pregunto por qué es así cuando realmente tiene tantísimos recursos que se podrían explotar y no precisamente con una mina de oro.

-Desde el punto de vista audiovisual, ¿qué posibilidades tiene la zona?

-Increíbles. Montaña y mar al lado, con toda esa textura, esos matices que te da. Me pareció un lujo.

-¿Por qué decidió narrar en gallego-asturiano?

-Es el segundo proyecto audiovisual profesional en gallego-asturiano. Está claro que era la lengua que tenía que elegir. Hay gente que produce cosas en asturiano para lograr una subvención, pero otros lo hacemos cuando tiene que ser.

-¿Son suficientes las ayudas al audiovisual?

-En Asturias se dan muy pocas ayudas al audiovisual. De todas formas yo creo que tiene que haber formas de financiación mixtas y los proyectos deben ser rentables de por sí. En España y Asturias hemos estado tanto tiempo viviendo de lo subvencionado que parece que no hay otras fórmulas y nos cuesta muchísimo pagar por la cultura y exigir cultura de calidad. Asturias debe trabajar en otros modelos para hacer viable la cultura y sobre todo ahora que se corta el grifo.

-¿Cómo financió este proyecto?

-La aportación más importante fue una subvención del Principado a la elaboración de productos audiovisuales. Hay que decir que lo que dan en Asturias en total es lo que dan como mínimo a cada proyecto en Galicia por hacer algo en gallego. La ayuda vino de Cultura cuando creo que Turismo hubiese pintado mucho porque es una obra en la que todo son exteriores y te están enseñando el concejo de El Franco. También el Ayuntamiento dio una aportación y el resto mediante la microfinanciación.

-¿Habrá más proyectos en esta zona?

-Es una zona que no descarto para nada pero cuando te dedicas al audiovisual y a hacer proyectos propios tienes que poner en la balanza qué trabajos me pagan facturas y qué trabajos me generan gastos; y éste genera gastos. Muchas veces las obras se atascan en la distribución porque aquí no se paga, te dicen ven a ponerme el documental pero nadie te ofrece pagar por ello. Estoy reflexionando mucho sobre la gestión cultural en Asturias y no sé qué futuro tendrá o cuanto merecerá la pena embarcarte para hacer un documental.

-¿Asturias está poniendo en riesgo el mercado audiovisual?

-¿Está poniendo en riesgo? Lo está desde siempre. Hay muchísimos proyectos y también de películas muy importantes e interesantes que están ahí parados porque es muy difícil conseguir financiación.

-¿Es general o hay comunidades donde se apuesta más?

-Hay comunidades en las que pasa más y otras en las que pasa menos. Galicia y Andalucía por ejemplo apostaron por el desarrollo del audiovisual. En cambio Asturias está formando a mucha gente para trabajar fuera. En Madrid, por ejemplo, las empresas audiovisuales tienen suerte con los asturianos porque están de cobrar poco y están bien formados. Si tuviese que aconsejar a alguien que se quisiera dedicar al mundo del cine le diría que aprendiese inglés y se fuera a Nueva York.

-¿Cómo ve su futuro?

-Pues disperso. Hay proyectos que te sirven para vivir y pagar facturas y proyectos para expresarte en lenguaje audiovisual. Hay que compensar uno y otro para sobrevivir.